fbpx

“Si busca cóndores, no contrate gallinas”

“Si busca cóndores, no contrate gallinas”

Si dentro de sus funciones a usted le corresponde reclutar y seleccionar a los candidatos dentro de la  empresa y  cada vez que contrata un candidato erróneo, se permitiera conocer los costos directos e indirectos que este proceso le genera tanto a usted como a la organización, le aseguro que trataría de disminuir cada vez más las probabilidades de cometer este tipo de acciones, preocupándose por perfeccionar este proceso cada vez aún más en su lugar de trabajo.

Hasta hace poco tiempo, el proceso de selección se centraba fuertemente en el análisis de la Hoja de Vida del candidato; la cual generalmente incluye, formación profesional,  experiencia laboral, corroboración de referencias y, en el mejor de los casos, la aplicación de alguna prueba que permitiera medir el conocimiento del candidato en alguna área específica.

Actualmente el proceso se ha especializado aún más y aparte de lo anteriormente señalado, hoy podemos estar cada vez más cerca de alejarnos de esos errores,  esmerándonos por contratar a la persona correcta para la posición correcta, por decirlo de forma ilustrativa,  “si busco cóndores, contrato cóndores…no contrato gallinas”

Para ello, se hace necesario la evaluación de las competencias del futuro empleado.

Teoría de los 4 humores

Siendo definidas por la organización para cada una de las  posiciones existentes.

Con la valoración del aspirante según sus competencias y habilidades, la organización estará más cerca de encontrar a la persona con las habilidades más idóneas para el puesto de trabajo a cubrir; y  no sólo a la persona más preparada en cuanto a formación o experiencias anteriores. Es muy importante considerar que, aunque no se tenga una experiencia previa en las labores que se van a desempeñar, puede haber un candidato con las habilidades óptimas para cumplir su función de la forma más productiva y exitosa, tanto para sí mismo como para la organización.

En la valoración de estas competencias, es preciso definir por parte de la empresa lo que realmente se busca y se necesita para el puesto de trabajo que se oferta, qué competencias son imprescindibles y cuáles complementarias a las anteriores, así como la fijación de instrumentos de medición de esas competencias, y las herramientas para la evaluación de la información obtenida.

La idea central no es el producto, el puesto o el trabajo a desempeñar, sino las personas. Por tanto  la clave está en la habilidad de los encargados de reclutamiento y selección para “contratar inteligente y correctamente”

Por lo tanto, tener un proceso de reclutamiento y selección orientado a la  evaluación del mejor candidato, incluyendo la metodología idónea para evaluar a profundidad las competencias de la posición versus el candidato, es sin lugar a dudas, la diferencia entre el éxito y el fracaso, entre buscar “cóndores si lo que necesita son cóndores, o gallinas si lo que se necesita son gallinas”

¡Conozca el método práctico para entender a la gente!

Conozca el Método práctico para entender a la gente. Solicite un demo

_______________________________________________________________________________________________________________

Laura Calderon- THT Costa RicaLaura Calderón posee 20 de experiencia en el área de Recursos Humanos, ocupando posiciones gerenciales en diferentes empresas tanto a nivel nacional como a nivel internacional. Posee amplia experiencia como Facilitadora para diferentes empresas de la industria de la maquila, en Honduras a través de la Asociación Hondureña de Maquiladores.

Ha laborado en la estructuración de Departamentos de Recursos Humanos, sus políticas y procedimientos, creación e implementación de los mismos. Además es Co-fundadora de Talento Consultores en Honduras y fundadora de Consultoria Xperta en Costa Rica; ambas empresas de gran prestigio en gestión organizacional a nivel centroamericano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *